Tras el encuentro con el joven Montagne que recordamos el pasado miércoles, y que Marcelino vivió en sus propias carnes. Mucha gente ha seguido dando su vida por los demás gracias al testimonio de Champagnat.

Nosotros nos acordamos especialmente cada año de los 4 hermanos Maristas que el 31 de octubre de 1996 fueron asesinados en los campos de refugiados de Bugobe (Zaire).

Jesús en el evangelio de Juan nos invita a dar la vida «no hay amos más grande que el que dar la vida por los amigos». Esto es lo que predicaron y vivieron los hermanos Servando, Julio, Miguel Ángel y Fernando.

Hoy en el colegio hemos inaugurado un pequeño espacio dedicado a los hermanos mártires y juntos en la oración hemos dado gracias a Dios por el testimonio de vida de ellos.

Queremos dar las gracias desde aquí a uno de los animadores de nuestros GVX Manolo Mena, que ha sido el autor de la obra.

[envira-gallery id=»4162″].